EDITORIAL

  • Santiago M. Benites
  • Eduardo Campechano Escalona

Resumen

Los desafíos de un mundo cada vez más globalizado, en el que han surgido nuevas necesidades humanas y problemáticas, obligan a examinar el proceso de producción científica y desarrollo tecnológico que se gesta en las instituciones de educación superior como una estrategia que permita identificar las oportunidades que ofrece el conocimiento científico para generar condiciones que posicionen al Perú como una de las economías más competitivas del continente latinoamericano hacia el 2021. Hoy se apunta al fortalecimiento de una cultura en ciencia, tecnología e innovación, para lograr una mayor equidad y justicia mediante la apropiación social de la ciencia y la tecnología. El término innovar etimológicamente proviene del latín innovare, que quiere decir cambiar o alterar las cosas introduciendo novedades (Medina Salgado y Espinosa Espíndola, 1994). A su vez, en el lenguaje común, innovar significa introducir un cambio. El diccionario de la Real Academia Española (1992) lo define como “mudar o alterar las cosas introduciendo novedades” (Castro Martínez y Fernandez de Lucio, 2001). “La innovación es la herramienta específica de los empresarios innovadores; el medio por el cual explotar el cambio como una oportunidad para un negocio diferente (…) Es la acción de dotar a los recursos con una nueva capacidad de producir riqueza. La innovación crea un 'recurso'. No existe tal cosa hasta que el hombre encuentra la aplicación de algo natural y entonces lo dota de valor económico “(Peter Drucker, 1985). “Innovación es la producción de un nuevo conocimiento tecnológico, diferente de la invención que es la creación de alguna idea científica teórica o concepto que pueda conducir a la innovación cuando se aplica el proceso de producción” (Elser, 1992, citado por Verduzco Ríos y Rojo Asenjo, 1994). “La innovación es el complejo proceso que lleva las ideas al mercado en forma de nuevos o mejorados productos o servicios. Este proceso está compuesto por dos partes no necesariamente secuenciales y con frecuentes caminos de ida y vuelta entre ellas. Una está especializada en el conocimiento y la otra se dedica fundamentalmente a su aplicación para convertirlo en un proceso, un producto o un servicio que incorpore nuevas ventajas para el mercado” (CONEC, 1998, citado por Castro Martínez y Fernandez de Lucio, 2001). En base a estas ideas, el volumen 9 de la Revista UCV-SCIENTIA recoge una serie de trabajos de investigación que están alineados con los diferentes conceptos de los autores antes citados y apuesta a la innovación como elemento esencial en el proceso de investigación Con edición queremos resaltar el valor de la innovación como factor clave para alcanzar la competitividad del país

Publicado
2018-01-17
Sección
Editorial